Son House, fallecido el 19 de octubre de 1988

El lugar que ocupa Son House en la historia del delta blues es uno de los más altos. Nos atreveríamos a decir que no solo en el blues sino en toda la música. Fue uno de los mayores innovadores del estiloDelta, junto con sus compañeros Charley Patton y Willie Brown.Pocas experiencias auditivas en el blues son tan intensas como las de Son House, con ese fervor emocional en la voz y la interpretación del slide. Esto no solo fue influencia para los músicos ingleses en los años 60, mucho antes sirvió de inspiración para Muddy Waters y para el mismísimo Robert Johnson. Cuando tomaba su guitarra con cuerpo de acero se sabía que iba a tocar blues y cuando la dejaba a un lado pero seguía con su interpretación a capella, se sabía que era la hora del góspel. Ningún bluesman era capaz de pasar de lo profano a lo sagrado, con tanta inmediatez, como Son House.

Nació el 21 de marzo de 1902 y su nombre era Eddie James House Jr. A los 15 años de edad predicaba el evangelio en varias iglesias bautistas mientras su familia vagaba de plantación en plantación trabajando.A los 25 años cogió la guitarra por primera vez a pesar de que, como el mismo decía, no podía aguantar a un tipo que tocara ese instrumento. Pero mientras esta ambivalencia iba disminuyendo, el gusto por el licor y el desapego al trabajo iban creciendo. En una noche de juerga, Son House subió al escenario y cantó por unas cuantas monedas. En ese momento era un predicador pero empezó a formar parte del mundo del blues.

Si la noción romántica del blues dice que la vida está llena de problemas, Son House lo comprobó en otra noche llena de alcohol, cuando mató a un hombre a tiros. Fue encarcelado en la prisión Parchman y liberado 2 años después, tras el intenso lobby que hizo su familia. Tras ser expulsado de Clarksdale, en el Mississippi, comenzó una nueva vida en el delta, dedicándose por completo al blues.

Luego de vagar por las vías férreas, se estableció en Lula y conoció a uno de los personajes más legendarios que tenía el blues en esa época: Charley Patton. Si hubieran planeado ser tan disímiles en cuanto a disposición, estatura y presentación sobre un escenario, no lo hubieran logrado.Patton era divertido, muy hablador, pequeño, un verdadero showman.House, por su parte, era alto, flaco, callado, con una actitud de culpa por trabajar en las tabernas, aunque cuando entraba en una, todo eso pasaba a un lado.

Los dos solían discutir mucho y lo único que parecían tener en común era su capacidad para tomar cualquier bebidas alcohólica que se les atravesara.A pesar de House se refirió acerca de Patton con términos poco amistosos, lo cierto es que el éxito de éste último fue lo que ayudó para que House pudiera poner un pie en los estudios de grabación.

En lo que concierne a grabaciones, cuando Patton grabó, House también lo hizo aunque el resultado fueron tres temas que se lograban escuchar en medio del hiss, el sctratch y los estallidos que se asemejaban más a un vidrio roto. Esto llevó a Alan Lomax, en 1941, a volverlo a grabar para la biblioteca del congreso de Estados Unidos.Para esa época House seguía tocando aunque la muerte de Charley Patton, en 1934, lo había desestabilizado anímicamente. Son grabó algunas canciones solo, por pedido de Lomax, pero también grabó algunas sesiones acompañado por un grupo de cuerdas, en versiones que podían llegar a durar casi 6 minutos.

Luego de las grabaciones con Alan Lomax, House se mudó a Nueva York y se retiró de la música hasta que fue descubierto por investigadores del folk blues en 1964. Cuando le pidieron que grabara, House dijo que hacía mucho tiempo no tocaba guitarra y que se había olvidado de sus canciones. Uno de ellos, un guitarrista llamado Alan Wilson, que luego conformaría al grupo Canned Heat, se sentó con él y literalmente le enseñó a Son House a tocar como lo hacía Son House.

Cuando el viejo maestro estuvo listo, los festivales lo acogieron y también los estudios de grabación. En 1965 tocó en el Carnegie Hall y 4 años después se encontró como el protagonista de un documental que llevaba su nombre. Tuvo numerosos fanáticos que lo seguían y le preguntaban por Robert Johnson, por Charley Patton y por otros de esos nombres que eran exóticos y míticos para esos jóvenes pero que para él habían sido compañeros de carne y hueso. Aclamado como el gran sobreviviente del delta blues, se mantuvo activo hasta que enfermó en los años 70: le fueron diagnosticados alzheimer y parkinson, enfermedades que afectaron su memoria y su habilidad para tocar la guitarra. Vivió entonces, de forma tranquila, en Detroit hasta el día de su muerte, el 19 de octubre de 1988.

One thought on “Son House, fallecido el 19 de octubre de 1988

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s