“Adiós Botafogo, bienvenido Don Vilanova”, Don Vilanova (Universal, 2008)

Una de las figuras emblemáticas del blues en Argentina y América Latina, a quien antes conocíamos como Botafogo, desde el año pasado hemos empezado a llamar Don Vilanova. Un cambio que se venía gestando desde 1998 pero que empezó a materializarse en 2004 con el trabajo “Don Vilanova” y que definitivamente se hizo realidad el año pasado con “Adiós Botafogo, bienvenido Don Vilanova”.

El cambio de Miguel Vilanova empieza desde la parte interior, de ahí viene toda la proyección de esa transformación al mundo exterior. Copiándose de la idea de Pappo, al presentar su nueva banda Riff promocionándola “Adiós Pappo´s Blues, bienvenido Riff”, Vilanova decidió llamar su álbum “Adiós Botafogo, bienvenido Don Vilanova” para recordar al público el comienzo de esta nueva etapa.

Conciente de esto, Don Vilanova nos ofrece letras en las cuales no hay necesidad de hablar de excesos para sentirse bien. Inspirado en esas bandas de los comienzos del rock argentino, los que de alguna u otra manera lo marcaron para iniciar su carrera musical, Miguel Vilanova establece en esta producción un compromiso con su interior.

El cambio en la parte musical no es solo en la parte sonora. Don Vilanova transformó su forma de hacer discos, gracias a su trabajo en el disco anterior con su hijo Andrés Vilanova, baterista de la banda Carajo. Fue él quien le dijo cómo debía producir el disco, haciendo demos, corrigiendo las letras de las canciones, los tonos de las mismas. Aunque se tomara mucho más tiempo la realización del disco, el resultado fue positivo. Empleó este mismo método para la producción de su nuevo álbum, lo cual redundó también en su sonido.

Si los cambios ya se veían venir en los discos anteriores, en “Adiós Botafogo, bienvenido Don Vilanova” queda completamente reafirmado, sobre todo en la parte espiritual, pues Vilanova tiene la seguridad de lo que está diciendo y lo hace en que lo puede decir tanto a los jóvenes como a los adultos. La parte física, quitándose la barba y cortándose el pelo, es solo un recordatorio para sí mismo.

Aunque existan todo este tipo de transformaciones, Vilanova nunca va a cambiar su faceta pedagógica, publicando libros en los que enseña la interpretación musical, en su tarea por ampliar ese gran espectro de lo que son el blues y el rock argentino. Botafogo no ha muerto, vive ahora en Don Vilanova.

3 thoughts on ““Adiós Botafogo, bienvenido Don Vilanova”, Don Vilanova (Universal, 2008)

    • como q te gusto el blog sobre “botafogo”!,,,te esta diciendo q ahora es “Don Vilanova”!!!!…q zalameeeee…por favor…
      un grande el maestro,,,siempre con el blues como bandera…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s