Blues Británico: The Groundhogs

Las raíces de los Groundhogs se remontan a mediados de los 60, cuando el guitarrista T.S. McPhee formó el grupo, tomando el nombre de una canción de John Lee Hooker. De hecho, la banda alcanzó brevemente a llamarse John Lee’s Groundhogs. Así, lograron ser el soporte de John Lee Hooker en algunas de sus presentaciones británicas de la época.

The Groundhogs no fue uno de los grupos de blues británico más creativos ni tampoco uno de los más genéricos. Fue, más bien, un emblema de las más visibles fortalezas y debilidades del género.  Fue un grupo muy propenso a improvisar sobre los riffs básicos, aunque no pudo llegar a América, como sí lo lograron algunos de sus contemporáneos, debido a la falta de una presencia vocal y también porque sus letras no causaban impacto. Por otro lado, en ocasiones logró desviar la forma del blues por caminos insospechados, gracias a la fuerza creativa de su líder, T.S. McPhee. The Groundhogs fueron muy populares en Gran Bretaña, estableciendo tres álbumes en el Top Ten de los listados a comienzos de los años 70.

En 1966, The Groundhogs evolucionaron en Herbal Mixture, banda que tenía un sabor mucho más sicodélico que bluesero, tal vez el nombre lo diga todo.  Después de este experimento, McPhee pasó un tiempo con The John Dummer Blues Band, antes de formar nuevamente a The Groundhogs, a finales de los 60, el cual fue inicialmente un cuarteto que derivó en un trío para la época de su auge comercial, el álbum “Thank Christ for the bomb”, que llegó al Top Ten británico en 1970.

La formación de este power trío fue casi como una semblanza del pionero de ese sonido, hablamos de Cream, esto en parte debido al parecido que tenía la voz de T.S. McPhee con la de Jack Bruce. The Groundhogs fue menos inventivo que Cream, pero luchaban contra las limitaciones del blues de 12 compases con algunos riffs retorcidos y con demoledores cambios de acordes. Las letras de McPhee, en particular, eran turbias, hoscas, contra el establecimiento y en ocasiones eran difíciles de descifrar, tanto en su significado con en su contenido real, letras que siguieron iguales en la siguiente formación del grupo, en una producción menos sofisticada que se llamó “Split”.

McPhee, líder de los Groundhogs, siempre fue un impresionante guitarrista, muy versátil tanto en la guitarra eléctrica como en la acústica. El último álbum de los Groundhogs mostró a McPhee más allá del territorio del blues, en un campo muy cercano al rock progresivo, añandiendo melotrón y armonio, aunque los resultados no fueron los mejores. Los Groundhogs no llegaron a ser bien conocidos en Estados Unidos, donde grupos similares como Ten Years After tuvieron bastante éxito.  Aunque a comienzos de los 70, McPhee y su banda tuvieron escaso recibimiento por parte de la crítica y del público en Inglaterra, han permanecido activos.

Audio: The Groundhogs – Strange Town

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s