Marcia Ball, nacida el 20 de marzo de 1949

La Pianista y cantante Marcia Ball es un ejemplo vivo de cómo el blues de Texas se unió con el denominado “rock de los pantanos” de Luisiana. Nació el 20 de marzo de 1949 en Orange, Texas, pero creció a lo largo de la frontera entre este estado y el de Luisiana, en Vinton, una población que está situada en lo que se denomina como “el triangulo de Texas”, un área que incluye porciones de ambos estados, del cual han surgido artistas como Janis Joplin, Johnny y Edgar Winter, Lonnie Brooks y Kenny Neal, mencionando solo algunos.

Los primeros contactos de la pianista con el blues llegaron a través de la radio, medio a través del cual ella escuchaba a artistas como Irma Thomas, Professor Longhair e Etta James, de quienes suele declarar que son sus principales influencias. Ball comenzó a tocar el piano a los cinco años de edad, aprendiendo de su abuela y de su tía, además de tomar lecciones privadas.

Durante la época universitaria, a finales de los años 60, Ball participó en una banda de rock sicodélico y en 1970, junto a su primer esposo, hizo un viaje hacia San Francisco, California, pero el carro en el que la pareja viajaba sufrió un desperfecto en Austin, Texas, ciudad en la que ella aprovechó para visitar a uno de sus antiguos compañeros de banda y tras disfrutar de muchas de las cosas que ofrecía la ciudad, la pareja decidió establecerse en Austin, ciudad en la cual Ball ha permanecido desde entonces.

Su estilo para interpretar el piano mezcla de igual forma el boogie woogie con el zydeco y el rock de Luisiana, cuyos mejores ejemplos se encuentran en los trabajos que grabó para el sello Rounder, como “Soulful dress”, “Hot tamale baby”, “Gatorhythms” y “Blue House”. También es notable su colaboración con Ángela Strehli y Lou Ann Barton en el trabajo “Antone’s dreams come true” de 1990. Marcia Ball, al igual que Strehli, es una mujer my educada en negocios, especialmente en los del mundo de la grabación. Ella nunca graba hasta que no tenga un lote de temas de excelente calidad, la mayoría de los cuales son composiciones propias, así que la escritura también tiene una parte importante dentro de su trabajo.

A pesar de que ella es una espléndida pianista y también una cantante con mucha aptitud, según su parecer el trabajo de composición es el que más satisfacciones le deja. Aunque tenga siempre los oídos abiertos para escuchar todo tipo de sonidos, sus canciones de una u otra forma siempre se remiten al blues y no deja tampoco de interpretar material de otros músicos como Dr. John o Clifton Chenier.

A finales de los 90 Ball publicó sus últimos álbumes con Rounder: “Let me play with your poodle” y “Sing it”. Este último trabajo, que presentaba a la pianista al lado de Irma Thomas y Tracy Nelson, estuvo nominado al premio Grammy y al W.C. Handy como Mejor Álbum de Blues Contemporáneo. Irónicamente, mientras estas dos producciones con Rounder obtuvieron muy buenas críticas, Ball firmaba contrato con Alligator Records, sello con el que publicó en 2001 “Presumed innocent”, consolidándose como una de las artistas más importantes de las escenas de Austin y de Nueva Orleans, a la vez que continuó fortaleciendo su participación en festivales de Estados Unidos, de Canadá y de Europa. A su debut de 2001 le siguieron “So many rivers” en 2003, “Down the road” en 2005 y el más reciente, “Peace, love & BBQ”, publicado el año pasado.

Audio: Marcia Ball – So many rivers to cross

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s