Fred McDowell – Levee Camp Blues (Hightone Records, 2020)

“Si prestan atención a lo que canto, también lo canta mi guitarra, y lo que dice mi guitarra, lo digo yo”, aseguraba Mississippi Fred McDowell, en 1960, cuando el blues empezó a buscar otras voces para hacerse oír. McDowell fue un músico soberbio, intérprete del blues más puro, igualado sin temor con Charley Patton o Son House gracias a su voz áspera y su estilo para interpretar la guitarra con el slide o con el cuello de una botella. Mientras muchos otros músicos diluyeron su sonido tratando de encontrar nuevas audiencias, él no cambio una sola nota. A pesar de que despreció el sonido amplificado del rock, no tuvo ningún problema para enseñar sus técnicas a los jóvenes que acudían para aprender de él. De las cosas más impresionantes que tuvo la carrera de Fred McDowell fue que se convirtió en un músico profesional de tiempo completo a mediados de los años 60, haciendo parte de ese gran grupo de descubrimientos que ocurrieron en esa época. Pero el valioso repertorio de Delta blues que tenía Fred McDowell, particularmente canciones de la década de 1920 y 1930, era algo que no tenían los demás artistas, razón por la cual McDowell llevaba ventaja. “Levee Camp Blues” es un álbum grabado en marzo de 1968 bajo la producción de Peter Welding, quien pidió al guitarrista que grabara las canciones que solía interpretar cuando era joven, dando como resultado una colección muy fina, con un sonido primitivo y un estilo profundo, fuera de lo común, con mucha fuerza emocional, que parecía haberse escabullido de las grabaciones de campo de finales de la década de 1920 y comienzos de 1930. Aunque antes de este registro Fred McDowell ya había grabado un par de discos, en “Levee Camp Blues” encontramos primero una gran diferencia estilística y, además, canciones que nunca había registrado. Se dice que McDowell empezó a tocar la guitarra a los 14 años y cuando tenía 16, en 1920, empezó su vida viajera, tocando en las esquinas de ciudades como Memphis o Como, Mississippi, donde vivió el resto de su vida trabajando en el campo. Grabó por primera vez en 1959 para Alan Lomax y un lustro después registró sus primeros discos para el sello Arhoolie, tras ser redescubierto por Chris Strachwitz, entusiasta del folk blues y dueño de esa casa disquera. Fred McDowell no tenía grabaciones de 78 revoluciones, no había historias románticas que hablaran de que se había perdido en el Delta o que había sido jugador o predicador. No. Mississippi Fred McDowell pasó su vida en el campo, disfrutando de su trabajo y de la música, y el mundo había ido a golpear a su puerta. Para finales de la década de 1960, Fred McDowell firmó con Capitol Records y grabó el célebre álbum “I Do Not Play No Rock’N’Roll”, mientras que sus canciones fueron interpretadas por importantes figuras del rock, como el caso de The Rolling Stones que incluyeron “You Got To Move” en su disco “Sticky Fingers”. La carrera de Mississippi Fred McDowell no duró mucho. En 1971 le fue diagnosticado un cáncer y sucumbió ante la enfermedad el 3 de julio de 1972.

2 comentarios en “Fred McDowell – Levee Camp Blues (Hightone Records, 2020)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s