Bettye LaVette – Blackbirds (Verve, 2020)

“Blackbirds”, el nuevo disco de la cantante Bettye LaVette, es la visión de lo que ocurre actualmente contra los negros en Estados Unidos, recurriendo a canciones que, en su momento, fueron interpretadas por mujeres negras para hacer énfasis a la misma opresión.
Bettye LaVette vivió en su juventud la lucha de los derechos civiles de los negros. Creció escuchando a mujeres como Nina Simone, Billie Holiday, Dinah Washington. Ellas la movieron a seguir el camino de la música, que no se le abrió mucho al comienzo pero, con el paso del tiempo, tuvo su recompensa.
A finales del año pasado, LaVette y el productor Steve Jordan se dieron a la tarea de grabar un álbum en homenaje a esas mujeres que no solo sirvieron como inspiración a la cantante sino que también dejaron la huella del poder de la mujer y de la música negra.
“Esas mujeres fueron las primeras cantantes negras que escuché. Conociendo lo que vivieron y lo que hicieron, me pude encontrar en sus canciones porque yo también soy un ave negra”, afirmó Bettye LaVette a The New York Times.
Encontramos canciones de Nina Simone (“I hold no grudge”), Dinah Washington (“Drinkin’ Again”), Nancy Wilson (“Save your love for me”), Billie Holiday (“Strange Fruit”), Sharon Robinson (“One more song”), Della Reese (“Blues for the weepers”), Ruth Brown (“Book of lies”) y Lil Green (“Romance in the dark”). Todas ellas en su época tuvieron una voz de protesta. En esta ocasión, con la reinterpretación de Bettye LaVette, dejan de ser una versión más en un disco para convertirse de nuevo en un escalón para afirmar la lucha por los derechos civiles.
Alguna vez Jon Bon Jovi se refirió a Betty LaVette diciendo que ella no solo cantaba las canciones, sino que las vivía. Palabras certeras. LaVette no escribe pero hace suyos los temas de sus discos, pareciendo que ella le hubiera dictado las frases a los compositores, como lo dije en la reseña de su álbum “Worthy” de 2015.
Bettye LaVette comenzó su carrera musical en la década de 1960 pero un tuvo el crédito suficiente pues tuvo que competir con artistas como Diana Ross, Martha Reeves o Aretha Franklin. Pero regresó en 2003 y a partir de ahí ha venido en ascenso, siempre manejando álbumes concepto, llegando a un punto alto con su producción de 2018 “Things have changed”, canciones de Bob Dylan, por la que fue nominada a dos premios Grammy en 2019.
En el año en el que Bettye LaVette ingresa al Salón de la Fama del Blues llega “Blackbirds”, un disco fenomenal, con el sentimiento a flor de piel, que nos muestra la forma en la que esta cantante se ha levantado para volar muy alto.
El cierre con “Blackbird”, de John Lennon y Paul McCartney, puede sonar fuera de tono pero fue compuesta en honor al movimiento de los derechos civiles. En 2010, Bettye LaVette la escuchó por primera vez y la cantó en un homenaje a The Beatles. Ahí se dio cuenta de que hablaba de un pájaro negro y lo imaginó como una mujer negra.
Diez años después, esa canción sirvió para que Bettye LaVette les rindiera homenaje a esas aves negras y, de paso, tomara la composición de los británicos para celebrar su propia vida y lo que ha sido su trayectoria. “All my life I have waited for this moment to arrive – to be free” canta LaVette.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s