El segundo bluesista que visitó Colombia

Shrimp City Slim se arriesgó en 1989 a traer el blues a una tierra desconocida que, además, conocía poco de la música que él interpretaba.

Colombia no es un país en el que el blues haya tenido algún desarrollo. Sus inclinaciones musicales van más hacia la música bailable, la salsa, el vallenato, etc., y uno que otro grupo de rock. El simple hecho que cuatro artistas de blues hayan pisado nuestra tierra para dar conciertos es algo para la historia (la historia de los que adoramos el blues, por supuesto), pero que uno de ellos haya publicado un álbum titulado “Live in Colombia” ya es para incluir dentro de los récords Guinness.
Recorriendo esta corta historia, el primer bluesista que estuvo en nuestro país fue Clarence “Gatemouth” Brown, a mediados de los cincuenta. En los recuentos vienen después Billy Branch a comienzos de los 90 y Willie Kent, de nuevo con Branch, en 1997. En la mitad se encuentra perdido Shrimp City Slim, quien visitó Cali y Manizales en mayo de 1989 con su agrupación llamada The Battery Boys, convirtiéndose así en el segundo bluesista, que se tenga conocimiento, en visitar Colombia. El descubrimiento ocurrió once años después de su casi anónima visita, gracias a que en el catálogo de uno de sus álbumes aparece su discografía completa y, por ende, el mencionado trabajo.
Shrimp City Slim –su verdadero nombre es Gary Erwin- nació en Chicago en 1953, ha grabado cinco álbumes y dos sencillos; ha realizado numerosas giras por diferentes partes del mundo, como Francia, Italia, Suiza y Colombia; y es el organizador de dos festivales de blues en Carolina del Sur (Lowcountry Blues Bash en febrero y Carolina Downhome Blues Festival en octubre).
En nuestro país, el único de Sudamérica que ha visitado con su banda, participó en el Festival de las Artes de Cali gracias a un intercambio cultural entre esta institución con una organización llamada Compañeros de las Américas, efectuando cuatro conciertos en diez días: dos conciertos en el Parque Municipal de Cali, otro en la Sala Beethoven del Conservatorio de Cali y el último en Manizales, en la Universidad de Caldas.
“Todos los conciertos fueron maravillosos. Los dos en el parque llevaron cerca de 5.000 personas cada noche. Recuerdo que la primera noche, tocamos por tres horas sin interrupción, la energía fue altísima. En la Sala Beethoven fue un concierto para la gente más académica. Un poco más tranquilo. El concierto en la Universidad De Caldas fue fabuloso: la gente respondió mucho, bailó todo el auditorio, fue una gran fiesta. Nos trataron bien en todos los lugares y nos sentimos casi como estrellas rockeras” recuerda Shrimp City Slim desde su casa en Charleston.
De estas presentaciones también cuenta Slim, que utilizaron equipos prestados en Cali, algo antiguos y de baja calidad “pero los muchachos técnicos siempre trabajaban muy duro para hacer lo mejor posible bajo estas circunstancias”. Sin embargo, agrega, el calor de la gente no los hizo preocupar por nada y, por el contrario, la experiencia fue bastante agradable.
Respecto al álbum “Live in Colombia”, todo el material fue grabado a partir de las consolas en los conciertos. Una vez en Estados Unidos, decidieron editarlos y ponerlos en venta al público durante sus presentaciones, convirtiéndose este registro en la primera producción de la banda mostrando, de paso, que ya tenía alguna trayectoria internacional. “Casi todas las canciones son covers, clásicos. La calidad de la grabación es un poco dura pero puede sentirse el momento”, afirma Slim.
Dentro de sus sueños, cuenta el bluesista, está volver a dar conciertos en Colombia, un país que le gusta bastante. “Tengo un programa en la radio cada semana, se llama “La noche latina” y publico bastante música colombiana… cumbias, salsa y vallenato”. Así mismo poder conocer más del blues en Latinoamérica y poder invitar a alguna banda de nuestra región a sus festivales.
Tal vez Shrimp City Slim no sea un artista tan destacado como los otros tres que han visitado Colombia, de hecho su nombre no se encuentra en ningún libro especializado de blues, pero lo importante para la historia es que este desconocido se arriesgó a traer su música a una tierra desconocida donde el blues es otro desconocido.

*Artículo publicado en 91.9 la revista que suena

9 thoughts on “El segundo bluesista que visitó Colombia

  1. Un buen articulo para darnos a conocer sobre los primeros artistas internacionales en pisar tierra colombiana y darnos a conocer sobre la existencia de este genero musical.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s